Consejos para mejorar la productividad del negocio

A continuación os mostramos las alternativas para mejorar la productividad de vuestra empresa, según la lista Bancoldex.

  • Modernizar el aparato productivo, maquinaria, equipos, procesos y gestión. Con ello, podrás adaptarte al cambio, mantener tu empresa en el tiempo y proyectarla hacia el futuro.
  • Innovar en los aspectos mencionados anteriormente para igualar o mejorar a la competencia y optimizar los recursos.
  • Capacitar el personal, para que puedan desarrollar eficientemente sus funciones en la empresa, permitan las innovaciones, y desarrollen mejor sus habilidades y competencias para ser más productivos. En términos de ventas, conseguir buenos resultados depende de resolver los problemas de los clientes desde tu empresa, y para eso es necesario estar preparado, conociendo plenamente todos los aspectos de la compañía, las expectativas de los clientes, y tener energía, determinación, entusiasmo y habilidades técnicas para satisfacerlas.
  • Administrar por procesos, no por funciones, para que los trabajadores se impliquen porque el proceso sea satisfactorio y no sólo por la parte correspondiente a sus funciones. Con ello, conseguirás una mejor planeación, mayor calidad del trabajo, mejor desempeño de la organización y cumplimiento de objetivos. Y lo más importante, así evitas que cuando se vaya la única persona que sabe hacer ciertas tareas en la empresa, no se fugue también ese conocimiento de la empresa.
  • Motivar a tus empleados para que se involucren más en la empresa, no solo por medio de beneficios económicos sino en beneficios de capital humano (aniversarios, reconocimientos, capacitaciones…)
  • Planear estratégicamente, definiendo los objetivos, metas, estrategias, políticas y procedimientos de la organización, contemplando el contexto y todos los actores que lo conforman. Ello permite tomar decisiones sobre cursos de acción, y asignar esfuerzos, recursos e inversiones.
  • Gestionar bien el tiempo, para ser capaces de llevar a cabo todas las actividades, organizar y priorizar tareas. El principal desafío al que se enfrenta el sector privado es el aumento de la productividad. Muchos emprendimientos usan tecnologías diseñadas 5 años atrás.
  • Comunicarse de forma estratégica para establecer planes de acción, mejorar el clima laborar, generar una buena reputación y coordinar adecuadamente el trabajo mediante una buena comunicación interna y externa. Es muy importante estar bien preparado emocionalmente y tener habilidades comunicativas, que eviten cualquier tipo de malentendido.
  • Administrar inteligentemente tu capital de trabajo, para garantizar la solvencia de la empresa, generando condiciones favorables para negociar e invirtiendo los recursos apropiados para aumentar la productividad.
  • Considerar ingresar a nuevos mercados, internacionalizando el negocio para aumentar la rentabilidad y productividad. Con ello podrás expandir su negocio y hacer llegar tus productos a otras partes del mundo.

 

Otras recomendaciones a tener en cuenta, extraídas del libro “Cómo me levanté del fracaso al éxito en Ventas” por Frank Bettger:

Cómo pasé de ser un fracaso en las ventas a ser un vendedor estelar. Frank Bettger. Productividad en ventas

  • Cuida tu imagen corporativa. Para muchos clientes será determinante para darle una oportunidad a tu empresa.
  • Ten un buen logo, que represente correctamente tu empresa y el mensaje que quieres transmitir y ofrezca una vía más de promoción a tu marca.
  • Sé consistente, utiliza las mismas tipografías, colores y formas de envasado… para mantener consistencia en tu imagen.
  • Ponte en el puesto de tus clientes, para juzgar mejor tu trabajo; pide feedback a gente completamente ajena que te ofrezca una visión nueva para reparar la empresa; o pide ayuda a profesionales para poner mejoras y alternativas a tu alcance y facilitar tu trabajo.
  • Aporta valor a tus clientes, innovando, para que te sigan eligiendo a ti y no a tu competencia. Ejemplos de valor añadido que puedes ofrecer es contenido gratis descargable en tu página web; descuentos o información de novedades a través de newsletters por email; crea un sistema de lealtad para clientes con tarjeta de cliente (con ofertas e información privilegiada).
  • Aprende de los mejores, igualando e incluso mejorando sus productos. Optimiza tu imagen, productos y servicios para mantenerte en el liderazgo. Adapta tu empresa y progresa constantemente estudiando tu competencia para coger ideas de mejoras.
  • Sé el mejor, y parece el mejor, transmite tus fortalezas a los clientes y traza un plan para mejorar las áreas en las que tu empresa flojea.
  • Rodéate de los mejores, asegúrate de que tu personal esté bien formado y, si lo necesitan, que tengan un buen manual de aprendizaje y referencia para presentar y manipular tus productos y ofrecer servicio al cliente.
  • Simplifica tus procedimientos, sé breve, prescinde de la información no importante, ayuda a que el comprador se convierta en cliente.
  • Sitúa a tus clientes en primer plano, da buenas respuestas a tus clientes, establece vías de comunicación adecuada, ayúdate de los clientes contentos para el marketing de tu empresa y… ten cuidado con los clientes descontentos.
  • Aumenta los conocimientos de tus clientes. Asegúrate de que tus clientes conocen la gama completa de productos y servicios que ofrece tu empresa, los productos más exclusivos o paquetes de más valor, que el cliente desconoce y son más adecuados a sus necesidades. Analiza qué hacer para que tus compradores aumenten su consumo y se conviertan en tus clientes. Segmenta en función de gustos, necesidades y expectativas.
  • Crea fanáticos, a los que le gusta lo que vendes, le encanta tu negocio y le ha funcionado tu servicio. Invierte tiempo en conocer a fondo tus clientes.
  • Comparte tus conocimientos, a través de publicaciones sobre los productos y servicios de nuestro nicho.
  • Usa la tecnología, herramientas como el SEO y SEM para mejorar el rendimiento de la web; herramientas de medición y análisis para mejorar tus acciones y estrategias, redes sociales para formular tus novedades; correos electrónicos y boletines…
  • Dedícate a tu especialidad en la empresa, y el resto déjaselo a expertos, prioriza las cosas para ponerlas en marcha, y obtén resultados y alegrías.